No soy parte de esta guerra

Escucho en radio y televisión y leo en Twitter “estamos en guerra”. Lo siento, pero YO NO FORMO PARTE DE NINGUNA GUERRA y lo quiero gritar por aquí.

Lo de ayer en París fue horrible. No fue, es, está siendo, porque imagino que el miedo de los parisinos sigue dentro al poner un pie en la calle. El miedo llega hasta aquí, creo que todos nos imaginamos anoche siendo acribillados mientras estábamos en un concierto. Yo fui capaz de imaginarlo porque viví más cerca de lo que me hubiera gustado los atentados de Madrid del 11 M y muchos otros de ETA y comprendemos lo posible que es cerca de nosotros estén los descerebrados.

Pero me pone muy triste que hasta ayer mucha gente no había entendido de qué huyen los refugiados que tratan de entrar en Europa, esos de los que nos pavoneamos de recibir apenas una decena. Huyen porque tienen miedo, del mismo miedo que sentimos ayer en Europa. La diferencia es que a ellos no les coge en discotecas, porque seguramente en muchos sitios ya estarán destruidas.

Los que quizá estén en guerra son los que han dicho que los refugiados no son trigo limpio, como el Arzobispo de Valencia. Los refugiados tienen miedo, idiota. Los terroristas de ayer seguramente son franceses.

También se sentiran en guerra los que hoy tomen la decisión de cerrar fronteras, la de hacer pactos nacionales e internacionales y seguramente bombardear. Bombardear más, porque se bombardea y mucho. Se mata y mucho. Se mata a civiles inocentes, a muchos, todos los días. Se bombardea una sede de Médicos sin Fronteras durante treinta minutos por parte del ejército del Nobel de la Paz, Barack Obama y no pasa nada. Los que no estamos en guerra lo decimos y lo lamentamos igual que lo de ayer.Juan Carlos Hollande

Supongo que los que siguen vendiendo armas y comprando petróleo a países que financian el ISIS como Arabia Saudí son los que se sienten en guerra. Es más, seguramenete necesitan la guerra. Yo, que no me siento en guerra, denuncio esto antes y ahora. Nuestro Rey Juan Carlos y su hijo y nuestros gobiernos son amigos históricos de estos países y a día de hoy seguimos vendiendo armas a Arabia Saudí desde España.

No me siento mejor ni un héroe por escribir estas palabras, porque aunque jodido por el horror, las escribo sentado frente al teclado, calentito en mi casa. Pero decrilas y difundirlas sí me hacen sentirme fuera de vuestra guerra. Y sentir enormemente todo el dolor y muerte que en París, en Siria, Afganistan, Irak, Palestina o en la forntera de Ceuta y Melilla y en tantos sitios en los que el Ser Humano (o la Guardia Civil armada con balas de goma) es capaz de generarlo.

No me olvido de los gilipollas que aprovechan estos sucesos para sacar a pasear su xenofobia a pasear como Sigfrid Soria.

Sigfrid Soria Xenófobo

También quiero aprovechar para enviar saludos al tonto del día Albert Rivera:

Albert Rivera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *