Dios ya no existe

esperanza-aguirre-

Dios no existe
Hace más de 20 años que soy un ateo convencido. Sin embargo,  acabo de descubrir que he vivido equivocado todo este tiempo. No existe ahora, pero existía hasta el domingo pasado. Ha existido desde el principio de los tiempos, pero el domingo dimitió. No un poquito, como Esperanza Aguirre, sino del todo. Dimitió porque le ha estado persiguiendo durante décadas para llevársela con él y dejara de molestarnos.

 

helicoptero-aguirreMuerte
Primero planeó un accidente de helicóptero mientras viajaba con un pobre bobo al que años más tarde, para compensar los daños colaterales, convirtió en presidente del gobierno para lo que alteró la voluntad de millones de españoles que votan a un tonto una y otra vez, sin que el resto nos expliquemos el porqué. El Altísimo lo intentó de nuevo mientras dormía en un hotel de Bombay, urdiendo un atentado terrorista. La tía salió tan pancha con sus zapatillas de felpa como si nada. Dios, ya de muy mala hostia, fue capaz de recurrir a lo último, el cáncer. Espe ni se inmutó. Se retiró un tiempo y como nueva, superado.

 

granados-y-esperanza-aguirreCárcel
Dios se cansó y pensó que si no podía llevársela, por lo menos que viviera encarcelada. Preparó una buena estrategia. Llenó el PP de Madrid de ladrones sin escrúpulos. Creó varias tramas para que la banda de ladrones tuviera donde robar. Ella iba cayendo en la trampa cada vez más y más. Cuanto más importante era el cargo nombrado por Aguirre, más ladrón era el elegido. Pero ella es más lista que Dios y le pilló. Espe destapó la trama Gürtel.

Mandó sobres con dinero, pero ella no los cogía. No los necesitaba. Dios no se dió cuenta de que le había mandado una vida de rica y vivía en un palacio con garita y escolta. Se hicieron obras en la sede del PP con dinero negro, como Dios manda, pero los obreros se saltaron su planta.

Harto de la condesa, después de intentar desquiciarla durante años con su enviado divino Alberto Ruiz Gallardón al que derrotado se tuvo que desterrar a impartir justicia para prohibir el aborto, por fin la pilló en un renuncio. Zas! En medio de la Gran Vía, su coche en el carril bus siendo multada. Ella, tan señora y tan digna no pudo soportar aquello y después de recurrir a la amenaza y al macarrismo, cayó en la tentación de Dios y su soberbia la empujó a huir, no sin antes golpear la moto de uno de los agentes. El Señor se frotaba las manos imaginándola presa. En el país en el que por un tuit o por una sátira títere en mano te meten en la cárcel, ese episodio debía llevarte al calabozo de cabeza. Cualquier ciudadano que hubiera protagonizado algo similar hubiera pagado bien su acto. Esperanza salió indemne. Jueces, medios y lo que haga falta, a sus pies.

Pactar con el diablo
Tras su etapa en una empresa de cazatalentos por la que fichó, gracias a los méritos demostrados eligiendo a los más insignes ladrones en la Comunidad de Madrid, volvió a dedicarse a la política porque ella lo valía. Ganó las elecciones para la alcaldía de Madrid, pero un grupo de proetarras y provenezolanos sacó un gran resultado tal, que con el apoyo de otra fuerza le robaba la alcaldía. Ella, con Dios en horas bajas, tanto que se le coló hasta una asaltacapillas, Esperanza decidió ofrecer pactos hasta con el diablo para que no gobernaran. No lo consiguió. Pero da igual, ella con su coño moreno va todos los días al Ayuntamiento de Madrid a liarla. Lo mismo le da si se tiene que inventar una información o si tiene que llamar chavista o etarra a alguien, ella sale todos los días en la tele indignada.

Apocalipsis
Pero seguían hablando de ella. Que si ese consejero era un corrupto, que si aquel alcalde había robado, que si Granados era su mano derecha, que si Gürtel, que si Púnica. Esperanza Aguirre se hartó. El domingo dijo que se iba, pero un poco. Dimitió de lo de la corrupción para dedicarse de lleno a lo de los trajes de los Reyes Magos, los títeres y el departamento de ETA y Venezuela del grupo popular del Ayuntamiento de Madrid.
Dios no pudo más. El domingo, cuando acabó su misa más concurrida, la de 12, se enteró de la rueda de Esperanza Aguirre y dimitió para siempre. Nos dejó en manos de Esperanza.

Bicho malo nunca muere.

Estoy a punto de ser encarcelado

Es cierto, no os penséis que estoy broma. Estoy muy cerca de ir a prisión, a un paso. No era consciente hasta hoy. Lo he pensado cuando me dirigía como cada lunes a mi grupo de improvisación teatral. Por si nunca habéis ido a un espectáculo de “impro”, éste consiste, en diversos formatos, en representar piezas teatrales a partir de una idea totalmente desconocida por los actores y que habitualmente proviene de papeles elegidos al azar que contienen frases que escribe el público antes de comenzar la representación.

He visualizado cómo en la próxima muestra que haremos a primeros de abril, alguien puede tener la idea de poner en el papel alguna frase relacionada con terrorismo y me toque fingir ser miembro de una banda o que algún compañero me proponga sobre la marcha de la escena preparar algún atentado de algún grupo terrorista inventado. Si tengo la mala suerte de que me encuentro entre el público con alguna de las personas cuya vida se dedica desde hace unos meses a criminalizar cualquier gilipollez de gobiernos nuevos en algunas ciudades, normalmente escondiendo espíritus fascistas y moral meapilas, estoy muy cerca de tener problemas.

presosDesde el sábado unos titiriteros duermen en la cárcel por representar un montaje en el que un policía de trapo preparaba contra otro personaje también de trapo, colocándole una pancarta de un grupo terrorista que no existe. La realidad supera la ficción y los que prepararon la ficción ven hecha realidad su historia al ser acusados de una manera completamente infundada por enaltecimiento de terrorismo, algo que en absoluto sucede en la escena, por un expolicía de tiempos de Franco, que colgó la porra para impartir su justicia, habiendo alcanzado nada menos que la Audiencia Nacional.

Hablo en serio cuando digo que me siento cerca de ir a la cárcel. Si algún día decido dedicarme a la improvisación puedo estar a un papelito con una frase que me lleve a representar un delito en la ficción y me la juegue con que alguien llame a la Policía y acabe en la Audiencia Nacional, a ver si me toca un juez u otro.

También podría pasarme si vuelvo a interpretar con el grupo Perro Raro “Africano” una canción que trata irónicamente el desprecio de muchos a quien viene a ganarse la vida o “Nana para un Niño Iraquí”, canción que habla de cómo desde occidente convencemos a muchos pueblos que lo mejor que podemos a hacer por ellos es lanzar unas cuantas bombas. Podían acusarnos de racismo o de declaración de guerra. Igualmente he podido estar cerca de ir a prisión cuando me dio por hacerme una cuenta de Twitter de ficción, en la que me divertí haciendo una parodia de Ana Botella y me dedicaba a hacer bromas ácidas en Twitter, siendo especialmente beligerante contra periodistas y políticos. Son varios los tuiteros o cantantes con penas de prisión.

No quiero pensar qué le habría pasado a mi amigo Dani y a su compañero de escena, que en su última representación encarnaba a un racista y maltratador, al que una de sus víctimas acababa violándole por el culo, antes de comerle los ojos.

Y sí, había niños viendo los títeres. Está claro que se puede y debe evitar, sobre todo si un padre considera que algún contenido es impropio para sus hijos. Pero es que, aunque los filtros de algunos hayan fallado, a pesar de haber estado anunciado que el espectáculo no era para niños, uno como padre puede actuar. Si no, los padres alterados, la mayor parte cortados por similar patrón, pueden poner el mismo empeño que cuando les explican cada día el telediario o cuando les llevan a una procesión (para mí, un espectáculo deplorable para un niño). En este vídeo podéis comprobar el auténtico horror de la función y cómo los niños asistentes jamás olvidarán lo que vieron.

Esta mierda de país en el que muchos tienen convertida a España, está dando los últimos coletazos para intentar evitar que llegue alguien distinto al poder. Y ponen toda la maquinaria para intentarlo. La manipulación brutal de los medios de comunicación, el más recalcitrante Poder Judicial y mierda, mucha mierda. Mientras sigue habiendo desahucios todos los días, sigue sin bajar el paro,  la hermana del Rey y el PP valenciano al completo en el juzgado, se habla de los putos trajes de los Reyes Magos y de dos muñecos de trapo con un cartel de Alka-ETA en Madrid en una función ya contratada por el PP de Granada.

Y en parte lo están consiguiendo. Me parece que Manuel Carmena ha dado una rueda de prensa cobarde. Como exjueza debería haber exigido la liberación de los dos titiriteros y cerrar filas ante un hecho tan grave. No da ni para hablar de la función ni de responsables mientras haya dos presos por un delito inventado por un juez.

Me dirijo ahora al público fascista y meapilas responsable de esta arenga continua de medios y redes sociales. Nos tenéis hasta el mismísimo coño, pero lo que no vamos a hacer es callarnos. Y sabemos que si seguimos intentándolo habrá más en la cárcel, como las encarceladas durante la visita del Papa, como los tuiteros, como los que paran desahucios, como Alfon.

Si algún día tengo hijos les explicaré con títeres que hay señores muy malos que desahucian, que votaban a un señor muy cara dura como Rodrigo Rato, culpable de esos desahucios. Que muchos de sus amigos nos robaban y todos sabíamos que eran delincuentes pero que no iban a la cárcel, incluso presidían o reinaban España. Y entre todos nos metían a nosotros en la cárcel. Y Rodrigo, Jordi, Rita, los asesinos de Jimmy, Mr. X, los de los sobres, los de la burbuja, los de las black y los de la guerra, en su casa. Nosotros en la hoguera.